image1 image1 image1

Ictus isquémico erróneamente diagnosticado como intoxicación por cannabis

Coriclick

El Juzgado de 1ª Instancia nº 34 de Barcelona ha dictado sentencia por la que condena a Zurich Seguros, como aseguradora del riesgo de daños personales hacia terceros, de los que prestan sus servicio dentro de la póliza suscrita por el Consell del Colegio de Médicos de Cataluña; y por la póliza de responsabilidad civil de centros que tienen asimismo suscrita la aseguradora, en este caso con  el SEM y con el Hospital St. J. de Calella, a que indemnicen a nuestra clienta, su marido e hijos, por los daños y perjuicios ocasionados como consecuencia del retraso diagnóstico de un ictus isquémico.

Los hechos se remontan a septiembre del 2011 cuando la paciente es trasladada en una unidad del SEM desde su domicilio al Hospital St. J. de Calella con unos síntomas de focalidad neurológica, sospechosos de ACV (accidente cerebrovascular) como eran: hemiparesia izquierda, fuerte cefalea y estaba muy repetitiva.

Como la analítica salió positiva a cannabis (la paciente había fumado un porro la noche de antes), indebidamente se le diagnosticó de intoxicación por cannabis.

Y a pesar de que se le hizo un TAC, porque se sospechó de patología neurológica,  y de reconocer en juicio, la doctora responsable, de que el TAC puede ser normal en las primeras horas de un ictus isquémico, se dejó a la paciente, sin consultar con neurólogo y sin hacer más pruebas para alcanzar el diagnóstico, todo ello a pesar de ser una paciente de riesgo vascular por ser fumadora y tomar anticonceptivos orales.

El diagnóstico correcto  no se hizo hasta el mediodía del día siguiente, y su traslado a un hospital en el que se le podía administrar el tratamiento no se hizo hasta última hora de la tarde, lo que supuso un retraso importante que impidió poder administrarle la medicación  que sí es efectiva dentro de las 6 primeras horas del inicio de los síntomas.

La sentencia acoge los argumentos de los abogados, y refiriéndose a la primera doctora responsable de la paciente en el Hospital St. J. de Calella le reprocha que  “a pesar de ser consciente de que la intoxicación por cannabis no provoca la paralización, una rigidez, una hemiparesia de la mitad del cuerpo ni tampoco puede producir una hemiparesia intermitente, pero si alteración y confusión, justificando el diagnóstico en que “era lo único que tenía real”; que no era el diagnóstico definitivo, porque cambiaba el turno, la sentencia continúa diciendo que no puede aceptarse que a sabiendas de que el diagnóstico no era correcto, por mucho que en la orina apareciese que había consumido tóxicos …, si la sintomatología que presentaba la paciente no se correspondía con una intoxicación por tóxicos…  

La Sentencia condena porque considera probado que se le privó a la paciente de la oportunidad de ser atendida en un centro de referencia desde el mismo instante en que se constata  que se carecen de los medios para poder proceder a diagnosticarla correctamente.

La defensa jurídica del caso ha sido tramitada por los Abogados de Servicios Jurídicos Verdún: José Aznar Cortijo y Luisa Blanco Delgado especialistas en derecho sanitario. 

Ámbito del caso:  Civil.

Sentencia completa

 

2018  Servicios Jurídicos Verdún  | Pº Verdún 12, 1º 1ª 08016 Barcelona | correo: info@negligenciasyaccidentes.com
Política de cookies Condiciones de uso