La insuficiencia de recursos en plena crisis del coronavirus

Con más de 220.000 contagios y más de 26.000 fallecidos por coronavirus, España sigue situándose, durante la primera semana de mayo, como uno de los países con una de las mayores cargas de la enfermedad en todo el mundo, que lo llevará hasta una agónica cifra que todavía desconocemos.

La gran resistencia del sistema sanitario y de los trabajadores que día a día se dejan la piel tratando a pacientes con muy pocos recursos, nos lleva a cuestionarnos si el impacto hubiera sido menor si la sanidad pública española no hubiera estado al límite por culpa de los recortes sanitarios que se aprobaron en el 2012.

Mientras que la media europea destina hasta un 7,5% de su PIB en sanidad pública, España tan solo invierte un 5,9% un porcentaje menor que en el 2009, que era del 6,77%, mientras que Catalunya destina tan solo el 3,9%. Tras la crisis de 2008-2010 vimos cómo se cargó la factura del rescate bancario sobre los servicios públicos, llevándonos en la actualidad a una de las peores situaciones sanitarias en nuestro país.

Dichos recortes se centraron, principalmente, en financiación, presupuestos, personal, tasas, prestaciones y privatizaciones. Se disminuyó la plantilla; se introdujeron copagos, afectando, sobre todo, a la población más vulnerable y con menores ingresos; se cerraron centros, plantas y quirófanos, disminuyendo las guardias; hubo un aumento de las privatizaciones (por ejemplo en Canarias el 40% de las camas pasaron a ser privadas); entre otros.

La disminución de camas también afectó de forma abrumadora, sobre todo en espacios como la Unidad de Cuidados Intensivos, donde hoy se tratan los casos más graves de coronavirus y han notado más la falta de recursos.

Sistema sanitario debilitado

Durante los últimos meses, se ha probado severamente la enorme dificultad a la que el personal sanitario se ha afrontado para dar lo mejor de sí y luchar por la vida de las miles de personas infectadas.

La falta de recursos ha conducido, durante estos últimos dos meses y sobre todo cuando el pico de contagios era más alto, a que muchos de los pacientes tuvieran que esperar ser admitidos a pesar de su estado crítico, pasando días sin ser debidamente atendidos para luchar contra el virus.

La escasez de equipos fundamentales, como ventiladores y Equipos de Protección Individual como uniformes, máscaras protectoras o guantes, esenciales para la protección del equipo médico y pacientes, hace evidente las negligencias médicas que han sufrido tanto pacientes como personal sanitario.

La pandemia del coronavirus ha llevado al sistema sanitario español a sus límites. Y es que debemos tener en cuenta que la cifra de profesionales contagiados en España sigue aumentando, situándose hoy en día en casi 40.000 sanitarios infectados desde que empezó.

Es evidente que, si el sistema estuviera suficientemente fortalecido, hubiera estado en mejores condiciones para hacer frente a esta crisis. Y, cuando esta pase, es incuestionable que lo hará gracias a la profesionalidad del personal que constituye el sistema, entre los que incorporamos sanitarios y equipo de limpieza.

Expertos en negligencias médicas

Si usted o su familia se ha visto afectado por negligencias médicas a causa de la pandemia que estamos sufriendo, puede solicitarnos información para saber qué acciones puede tomar. Desde nuestro bufete seguimos trabajando para ofrecerle la mejor atención y asesoramiento en estos momentos tan difíciles.

Le acompañaremos en todo momento, ofreciéndole nuestro apoyo, máximo rigor y eficacia. Llámenos para más información al 93 353 72 94 o rellene nuestro formulario de contacto y le responderemos rápidamente sobre sus dudas en negligencias médicas.

¡Le esperamos!

2020  Servicios Jurídicos Verdún  | Pº Verdún 12, 1º 1ª 08016 Barcelona | correo: info@negligenciasyaccidentes.com
Política de cookies Condiciones de uso