CASOS DE ÉXITO

QUEMADURAS DE SEGUNDO Y TERCER GRADO PRODUCIDAS DURANTE LA PRÁCTICA DE UNA CESÁREA.

Interponemos denuncia penal contra un ginecólogo que durante la práctica de una cesárea ocasionó quemaduras de segundo y tercer grado en muslos y abdomen de una embarazada. La paciente necesitó de cirugía para cubrir las zonas quemadas con injertos de piel.

Se alcanza acuerdo indemnizatorio por importe de XX.XXX Euros con la compañía aseguradora del ginecólogo al reconocer éste, el mismo día que tenia que declarar ante el juez,  que utilizó el bisturí eléctrico sin esperar el tiempo necesario para que el alcohol del antiséptico (altamente inflamable ) se evaporara, causando las graves quemaduras.

Ámbito del caso: Penal-Acuerdo Extrajudicial.