CASOS DE ÉXITO

UN MENOR DE EDAD PIERDE UN TESTÍCULO POR UN RETRASO DIAGNÓSTICO.

Este despacho ha alcanzado un acuerdo con la aseguradora del centro hospitalario y de los médicos responsables de la extirpación de un testículo a un menor de edad.

El menor y sus padres hubieron de someterse a un peregrinaje de consultas médicas, acudiendo a varios médicos y diferentes centros hospitalarios hasta que 11 días después de iniciarse los síntomas de dolor testicular le fue diagnosticada una torsión testicular, que por el tiempo transcurrido ya no podía ser reparada y sólo fue posible la extirpación del órgano.

A pesar de ser conocido que una torsión testicular es una urgencia médica, pues si no se resuelve en horas sólo queda la extirpación del testículo, y a pesar de que existe la máxima médica de que “más vale operar pronto una epididimitis en inicio, que intervenir de forma tardía una torsión testicular” o “mientras no se demuestre lo contrario un escroto agudo será una torsión testicular”, el personal sanitario que lo atendió durante las reiteradas asistencias prestadas, tardó 11 días en alcanzar el diagnóstico certero. El  retraso diagnóstico provocó la grave secuelas que padece el paciente que ha perdido su testículo.

El despacho inició un procedimiento de reclamación, interponiendo demanda de juicio ordinario frente a la aseguradora del centro hospitalario y personal sanitario responsable, y antes del juicio se alcanzó el acuerdo con dicha compañía de seguros.

Defensa Jurídica: Luisa Blanco Delgado, Abogada de Servicios Jurídicos Verdún.

Ámbito del caso: Civil – Acuerdo extrajudicial.

Casos de éxito

Accidentes de circulación

Atropello de peatones

Accidentes vehículos especiales

Abrir chat